Hace unos días tuvimos la oportunidad de asistir en Vitoria al «Curso avanzado de Musicoterapia y tratamiento del dolor«, organizado por Agruparte e impartido por la Dra. Cheryl Dileo.

El dolor siempre ha sido y continúa siendo uno de los síntomas que más intentan mitigar los profesionales de la medicina y que más quieren evitar los pacientes. Incluso hemos oído muchas veces aquello de «no temo a la muerte pero sí al dolor». Afortunadamente la ciencia ha avanzado mucho en este aspecto y la ayuda que puede darse a los pacientes con dolor es muy amplia, aunque no siempre se consigue hacerlo desaparecer.

¿En qué consiste el dolor?

Aunque seguramente todos conocemos el «dolor emocional», aquí nos referiremos al dolor físico. Hay varios tipos de dolor: el dolor agudo (puntual, repentino), el dolor crónico (duradero, intermitente y constante), el dolor oncológico (dolor causado por un tumor y/o por los procedimientos terapéuticos para tratarlo).

Si bien la sensación de dolor es muy personal (cada persona siente el dolor de manera única), podemos explicarlo de manera resumida como la reacción a un daño físico en un tejido. Este daño en el tejido es detectado por los nervios que envían la sensación de dolor a través de la columna vertebral hacia el cerebro, que es quien lo interpreta. En milésimas de segundo el cerebro lo detecta, reconoce su intensidad, busca la causa e incluso busca maneras para paliarlo. Un ejemplo lo encontramos cuando nos pegamos un golpe en una extremidad y rápidamente y sin pensar ponemos la mano en ella para aliviar el dolor producido.

Musicoterapia en el tratamiento del dolor

Como hemos mencionado anteriormente, la eliminación del dolor o su reducción es una de los principales objetivos de los profesionales de la medicina. Para ello utilizan analgésicos de diferentes grados o niveles, desde los que pueden tomarse sin receta hasta los opiáceos u opioides, mucho más potentes.

Como complemento a los tratamientos médicos o como tratamiento único, la Musicoterapia también puede ser de gran ayuda en la mitigación del dolor. Además, los y las musicoterapéutas investigan más allá del dolor físico e intentan ayudar también en otros aspectos como por ejemplo un posible trauma que haya podido provocar el dolor y/o en otros problemas que puedan surgir por culpa de ese dolor (familiares, de comunicación, sociales, ansiedad, depresión). Esta ayuda puede llegar a nivel cognitivo, estimulando las endorfinas (neurotransmisores que ayudan en la inhibición del dolor), mejorando el estado de ánimo, promoviendo la actividad física o ayudando en la comunicación de ese dolor.

La Musicoterapia puede ayudar al paciente con dolor a través de diferentes métodos y modelos como por ejemplo a través de la improvisación instrumental y vocal o con el modelo GIM (imágenes guiadas con música). En todos estos modelos la música es el medio para conseguir el objetivo de eliminar o reducir el dolor, a través de un proceso terapéutico y una relación terapéutica entre musicoterapéuta y paciente.

Entrainment

Después de un breve preámbulo referido al dolor y la Musicoterapia ya nos referimos al método aprendido en Vitoria: el Entrainment.

Ante todo hemos de decir que tuvimos la suerte de tener de docente a una gran musicoterapéuta como es la Dra. Cheryl Dileo. La Dra. Dileo cuenta con gran prestigio internacional merecido por sus muchos años de experiencia clínica y también de investigación, habiendo publicado gran cantidad de artículos y libros sobre la aplicación de la Musicoterapia en diferentes ámbitos y patologías, además de haber sido responsable de los estudios de esta disciplina en numerosas universidades de todo el mundo.

El método Entrainment es relativamente reciente aunque ya cuenta con mucha investigación con numerosos estudios cuantitativos y cualitativos y publicaciones sobre ello. Algunos ejemplos:

Dileo & Bradt (1999): Entrainment, Resonance and Pain Related suffering

Dimaio (2015): Music Therapy Entrainment: A Humanistic Music Therapist’s Perspective of Using Music Therapy Entrainment with Hospice Clients Experiencing Pain.

Nemes, Olivera, Souza (2018): Musicoterapia receptiva no tratamento da dor crônica.

El Entrainment es un método pasivo de Musicoterapia para el dolor. Aunque esta afirmación debemos rectificarla en parte. Durante la intervención el paciente no toca instrumentos, no canta o no baila pero sí participa antes y después de esa intervención, junto con el/la musicoterapéuta, conociendo su dolor, reconociéndolo, siendo consciente de lo que es y de lo que puede ser y siendo partícipe de su transformación. Durante la intervención pueden utilizarse diferentes instrumentos, sonidos, la voz… que ayudan al paciente a reducir o eliminar el dolor.

Por lo que pudimos ver y sentir con las palabras de la Dra. Dileo y con las prácticas que realizamos en esta primera parte del curso (la próxima se realizará en abril) Entrainment es un método que funciona. Además es muy especial la energía que se respira en el setting durante una intervención. Las vibraciones de los sonidos lo inundan todo y pueden llegar al nucleo de todas nuestras células. Ninguna de las personas que realizamos las prácticas durante el curso nos quedamos indiferentes, pacientes y musicoterapéutas pudimos comprobar in situ la capacidad de este método.

Muchas gracias a Agruparte por organizar el curso y darnos la posibilidad de aprenderlo de la mano de tan experimentada musicoterapéuta. Y por supuesto mil gracias a la Dra. Dileo por compartir su conocimento con nosotros de una manera tan clara e interesante. En abril seguiremos aprendiendo para poder ayudar a las personas con dolor.

En la sede de Agruparte, con la Dra. Dileo y Mª José Molina, compañera del curso