Estudio sobre la capacidad de la musicoterapia como intervención para mejorar el sueño. La investigación se ha realizado en el Louis Armstrong Center for Music and Medicine, Mount Sinai Beth Israel de Nueva York.

Son muchos los estudios que demuestran que la calidad del sueño es muy importante para mantener una buena salud y calidad de vida. En este enlace se pueden encontrar algunos de estos estudios, recogidos en Google Académico.

Una mala calidad de sueño aumenta la probabilidad de tener enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión, apoplejía, obesidad, depresión, repercusión en la función neurológica y la capacidad cognitiva. La mala calidad del sueño afecta a la plasticidad estructural involucrada en las señales neuronales del cerebro y ello puede suponer amenazas para el estado de ánimo, el rendimiento cognitivo y la capacidad de mantener la vigilancia en las actividades. También afecta en la manera en que los pacientes perciben el dolor y su resistencia a éste, así como en la ansiedad que percepción del dolor puede provocar.

El estudio que aquí presentamos busca mostrar la capacidad de la musicoterapia como intervención rentable para inducir al bienestar y al sueño de calidad. En él se destaca que cada año en Estados Unidos el coste asociado a la mala asistencia al trabajo debido al insomnio es de más de 63.000 millones de dolares, según la Asociación Estadounidense de Medicina del Sueño y cada año ven como aumenta esta cifra.

Curiosamente, en los hospitales no se respeta tanto como se debería esta calidad del sueño pues las necesarias intervenciones que deben hacer las enfermeras por la noche provocan que los pacientes tengan muchas interrupciones en su sueño. También el ruido que hay constantemente en las UCI (por los intrumentos de monitorización imprescindibles o el ir y venir del personal sanitario) no es muy adecuado para ayudar a un sueño confortable de los pacientes. Por ello son muy interesantes y útiles las cada vez más frecuentes iniciativas de «musicoterapia ambiental» para mejorar el entorno sonoro de los hospitales. Estas iniciativas son muy positivas no solo para los pacientes sino también para los profesionales que tienen que trabajar diariamente con ese entorno sonoro. En ellas se utiliza  mayoritariamente música en directo.

Aunque es bastante conocida la capacidad de la música para influir en el sueño, es importante destacar, literalmente, unas palabras que dice Joanne Loewy en este artículo:

«la mayoría de estudios que afirman implementar la ‘musicoterapia’ en numerosos ensayos clínicos, no involucran la musicoterapia ni incluyen la consulta con un musicoterapeuta«.

Esta afirmación de J. Loewy es muy importante. En nuestra búsqueda de investigación en musicoterapia nos encontramos a menudo con «ensayos clínicos de musicoterapia en…» correspondientes a muchos ámbitos, realizados por médicos, psicólogos, enfermeras, profesorado, dentistas y más profesionales, en los cuales realmente no se implementa musicoterapia y, sobre todo, no aparece la figura del/la musicoterapeuta en ningún momento. Para evitar que esto se siga produciendo es necesaria la difusión y la comunicación de lo que SÍ es realmente musicoterapia.

El equipo de J. Loewy lleva años estudiando el sueño y los métodos de intervención con música y musicoterapia que inducen una respuesta del sueño. Nos muestran un vídeo en el que se puede verse los efectos de la implementación de musicoterapia con un recién nacido. Puede verse el vídeo y un texto explicativo en este enlace.

La autora destaca la importancia de que el/la musicoterapeuta elija bien (siempre analizando las necesidades del paciente) la música utilizada para lograr el sueño. Debe analizarse el orden en que se utiliza cada música y conocer los estados psicológicos del paciente, historial de sueño, posibles problemas de ansiedad, edad o posibles diagnósticos médicos que puedan influir en la calidad del sueño.

Algunos estudios donde se ha investigado la efectividad de la musicoterapia para mejorar la calidad del sueño han sido investigando sobre sedación y sueño en pacientes pediátricos o en geriatría y en personal sanitario.

Las conclusiones del estudio muestran como la musicoterapia, implementada por un/a musicoterapeuta certificada, puede ayudar a aumentar la comodidad y a disminuir la ansiedad que impide el sueño, lo cual puede implicar una mejora en otras patologías.

Artículo publicado por Joanne Loewy en 2020.

Enlace al artículo.

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

¿Quieres hacer algún comentario?

Ver más

  • Responsable: Teresa Miquel Sellés.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.