Con la mirada que compartimos hoy, queremos hacer un pequeño pero muy sentido homenaje a las profesionales enfermeras que trabajan duramente desde hace meses para evitar la propagación del COVID19 administrándonos la vacuna y, desde hace muchos meses más, cuidando a las personas que se han contagiado. Desde MTi, ¡Gracias enfermeras!

Y es que hoy compartimos las palabras de Nuria Cuxart Ainaud, enfermera con una gran trayectoria y después de muchos años de trabajo, jubilada desde hace pocos meses.

La Sra. Cuxart ha trabajado como enfermera asistencial, gestora y docente en el mundo de la gestión del conocimiento. Ha ocupado el cargo de Directora de Programas del Col·legi Oficial d’Infermeres i Infermers de Barcelona y ha sido Decana del Consell de Col·legis d’Infermeres i Infermers de Cataluyna, responsabilidades que le han permitido, entre otras, desarrollar sus principales líneas de trabajo: las cuestiones relacionadas con la estructura profesional enfermera y los modelos de cuidados y, últimamente, la ética y los valores del cuidado.

La Sra. Cuxart también se licenció en Humanidades y esto le permitió hacer posible el encuentro de dos de sus grandes pasiones: el cuidado y la palabra.

Muchas gracias  Sra. Cuxart por aceptar esta entrevista. Siempre empezamos nuestras Otras miradas con esta pregunta, ¿Conoce la musicoterapia?

Si la conozco, me ha interesado y he podido comprobar sus beneficios a través de colegas enfermeras relacionadas con este uso de la música o sus elementos con fines terapéuticos para el bienestar físico, mental y emocional. Un recurso a nuestro alcance que no podemos permitirnos desaprovechar.

En realidad, en la Clasificación de Intervenciones Enfermeras (NIC) se incluye desde su primera edición de 1992 la intervención Terapia Musical (4400), actualmente Musicoterapia, entendida como: “la utilización de la música para ayudar a conseguir un cambio especifico de conductas, sentimientos o fisiológico”. Las enfermeras, que se ha formado específicamente o a través de musicoterapeutas provenientes de otras disciplinas, están obteniendo buenos resultados. Ya son numerosos los trabajos publicados de enfermeras que utilizan la musicoterapia como intervención enfermera.

¿Cree que la Musicoterapia puede ser beneficiosa a los pacientes y/o familares?

Sin duda. Existen estudios que así lo apuntan y más que deberían realizarse. En mi vida profesional he podido constatar experiencias relacionadas con el uso de esta terapia en unidades de cuidados intensivos, de recién nacidos prematuros o como apoyo terapéutico en personas con trastornos del sueño o con estados de ansiedad o depresión u otros trastornos mentales. Pero también para ayudar a las personas a estar en mejores condiciones cuando se afrontan a situaciones como el estrés, el dolor o la tolerancia a determinados tratamientos o, sencillamente a mejorar sus capacidades para el autocuidado (estado de ánimo, movilización de sentimientos o habilidades comunicativas, per ejemplo).

Tuve la oportunidad de realizar una estrecha colaboración en las dos ediciones de la Guía de buenas prácticas basada en la evidencia: Mejoremos la calidad de vida y el bienestar de las persones mediante las terapias naturales y complementarias (2014 y 2018) realizadas por el Grup de Recerca en Cures de la Salut (GRECS) del IRB Lleida, donde la musicoterapia está presente y se recogen muchos de estos hallazgos. Son guías que se elaboran con el fin de recoger las pruebas disponibles que demuestran los posibles efectos beneficiosos de la utilización de las llamadas terapias naturales y complementarias en las ciencias de la salud.

En países como Estados Unidos, Canadá, China, Brasil, Australia o Reino Unido la figura del musicoterapeuta es habitual en hospitales, incluso algunos institutos nacionales de salud editan guías clínicas que recomiendan la musicoterapia como terapia complementaria. En Argentina la Asociación Argentina de Terapia Intensiva realiza actualmente un curso superior exclusivamente para musicoterapeutas. En España la situación es muy diferente, aunque luchamos para que la musicoterapia tenga el reconocimiento que se merece. ¿Cual es su opinión al respecto?

A mí me parece inconcebible que en España estemos en esta situación aunque no es de extrañar en un sistema muy sanitarizado y eminentemente enfocado a la enfermedad. Es urgente conseguir una atención para la salud centrada en la persona y no en la enfermedad. La enfermedad hay que tratarla, por supuesto, pero quien está enfermo/a es la persona y es en ella donde hay que centrar la atención. No hay curación sin cuidado pero siempre hay cuidado aunque la curación no sea posible.

La musicoterapia debería circunscribirse, primordialmente, como intervención para el buen cuidado.  Su uso seguro y riguroso puede producir un beneficio directo en el bienestar de las personas e incluso, pueden llegar a disminuir la necesidad de fármacos y evitar la excesiva medicalización. Los estudios realizados también concluyen que la musicoterapia no tiene efectos adversos y el coste de su aplicación es bajo.

A  más o menos plazo, el sistema sanitario deberá reconsiderar su posición.

¿Pondría un/una musicoterapeuta en su equipo?

Por supuesto. Pondría un/una musicoterapeuta allí donde su intervención pueda mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente las que se encuentran en situaciones de fragilidad o vulnerabilidad.

Me he referido a los múltiples estudios que demuestran sus beneficios. Si sabemos que puede facilitar y promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, etc, Si todo eso es así, ¿podemos?, ¿hemos?, ¿tenemos derecho a impedir  o a entorpecer recursos que ayuden a que las personas, estén sanas o enfermas, a que sobre todo se encuentren bien, mejoren sus potencialidades, sean más autónomas sea cual sea la situación de salud?

Llevamos más de un año con una situación muy dura para todos pero especialmente para ustedes, los profesionales sanitarios. En determinados centros la figura del/la musicoterapeuta también ha ayudado a médicos, enfermeras, auxiliares, psicólogos, celadores… a gestionar la ansiedad, la depresión o el estrés. ¿Ha sido su caso?

Afortunadamente ya no estaba en la atención directa al iniciarse la situación de pandemia y no ha sido mi caso. Pero que distinta hubiese sido su gestión y la terrible experiencia de las enfermeras y todos los profesionales de la salud si se hubiese invertido a priori en todo lo que genera salud, en la priorización de los factores de protección frente a los factores de riesgo, en la apuesta por la promoción de la salud por encima de la prevención, desde un modelo que implicara a los sistemas de salud, social y educativo. Es decir, desde lo que denominamos un enfoque salutogénico.

¿Qué cree que puede aportar la Musicoterapia y la figura del / la musicoterapeuta al ámbito sanitario español en general?

Ya no se entiende la atención sanitaria (en realidad la atención para la salud) sin la participación de diferentes miradas profesionales. O no debería entenderse así. Solo alcanzaremos mejores niveles de salud deseables si nos abrimos al máximo de posibilidades de atención que tenemos al alcance. Las propuestas del cuidar, y la musicoterapia contribuye mucho al cuidado, debería formar parte de la atención para la salud, de verdad centrada en las personas, de liderazgo compartido, donde la toma de decisiones pivotase sobre quien puede hacer mejor cada cosa.

Si tiene alguna anécdota, alguna petición o quiere explicar algun caso o aspecto concreto relacionado con la musicoterapia estaremos encantados de conocerlo.

Quisiera referirme a la necesidad de persistir en la investigación. Bien es cierto que no se financian estudios de este tipo pero es necesario persistir. En muchas ocasiones no se puede concluir sobre los beneficios de la musicoterapia –y de otros recursos no farmacológicos- con suficiente contundencia porqué los estudios no están metodológicamente bien diseñados al carecer de recursos y del soporte de investigadores expertos.

Es oportuna y queda demostrada la necesidad y la importancia de conocer en profundidad la evidencia más actual de la literatura científica existente. Y la evidencia no es algo que sólo se invoque. Hay que generarla.

Y como última cuestión, pedimos a las personas que tan amablemente acceden a compartir sus conocimientos e ideas con MTi, que también compartan alguna música significativa para ellas. ¿Cuál sería su elección?

Pues elijo «Tanca els ulls«, del grupo catalán Txarango.

Le agradecemos mucho su predisposición y su tiempo para responder a esta entrevista y especialmente su apoyo a la Musicoterapia. Esperamos que el cuidado de la salud, el cuidado de la persona, evolucione hacia el futuro necesario que usted ha descrito.

Núria Cuxart Ainaud en redes
Por motivos de derechos de autor no podemos incluir la canción «Tanca els ulls» del grupo Txarango en nuestra lista de reproducción en soundcloud pero se puede visualizar el vídeo desde el enlace que hemos incluído en la entrevista.
Compartimos aquí las demás canciones y obras musicales que integran las músicas significativas de Otras miradas.
Por razones de privacidad SoundCloud necesita tu permiso para cargarse. Para más detalles, por favor consulta nuestra Política de Privacidad.
I Accept

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

¿Quieres hacer algún comentario?

Ver más

  • Responsable: Teresa Miquel Sellés.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.