Estudio muy completo sobre la efectividad de la musicoterapia en pacientes con cáncer avanzado que se encuentran ingresados en una unidad de cuidados paliativos.

En el artículo se muestra la idoneidad de los cuidados paliativos para las personas con una enfermedad terminal. Los cuidados paliativos, a través de un equipo multidisciplinar de profesionales, aportan un tratamiento holístico para acompañar y mejorar la calidad de vida del paciente y sus familiares. Un tratamiento que consiste en el control de síntomas pero también en dar respuesta a las necesidades físicas, psicológicas y espirituales del paciente.

Importante el tema que aparece en este artículo: no solo se habla de la calidad de vida sino también de la calidad de muerte. La importancia de que la persona enferma se sienta acompañada y escuchada, en definitiva, respetada y valorada como todo ser humano deber ser, hasta el final.

Pero hay dimensiones en que el tratamiento farmacológico no puede llegar del todo (como la dimensión emocional y espiritual) y precisamente en éstas es donde las terapias complementarias pueden ayudar y mucho. Precisamente en éstas (aunque también en el control de síntomas físicos) es donde la musicoterapia tiene mucho que aportar. Otro punto a favor de la musicoterapia es que puede ayudar a abaratar costes hospitalarios al ayudar a reducir la administración de fármacos y trabajo a los profesionales sanitarios. Actualmente, la musicoterapia está presente en numerosos hospice y unidades de cuidados paliativos en todo el mundo. En España vamos avanzando lentamente en ese aspecto pero progresivamente el número de pacientes en cuidados paliativos que reciben musicoterapia aumenta, así como la investigación en el tema. Muestra de ello es este artículo.

El estudio que aquí presentamos es un ensayo clínico controlado no aleatorizado. Se realiza con personas ingresadas en la unidad de cuidados paliativos de la división de Oncología médica de un hospital afiliado a la Universidad de Barcelona, entre 2011 y 2012.

En la investigación participan 68 pacientes que se dividen en 2 grupos de 34 pacientes cada uno: el grupo control recibe tratamiento estándard y el grupo experimental recibe además musicoterapia. Se realizan 4 sesiones individuales a cada paciente, en un período comprendido entre 8 y 10 días.

Las sesiones de musicoterapia son individuales y en ellas se utiliza solo música en directo, de diferentes estilos, utilizando la voz y diferentes instrumentos. Cada sesión tiene una duración de entre 30 y 45 minutos. La intervención en musicoterapia la realiza una musicoterapeuta profesional, acompañada por varios estudiantes de musicoterapia. En ocasiones los familiares también participan en la sesión. Las técnicas utilizadas son cantar, songwriting, escucha activa, revisión de vida con música, relajación con música. Se utilizan voz, ocean drum, guitarra, violín, harpa y tambura aunque algunso pacientes prefieren clarinete o saxofón.

Para evaluar resultados se toman mediciones antes y después de cada sesión. En el grupo que recibe musicoterapia se utiliza la historia musical del paciente y la escala de musicoterapia. En ambos grupos se utilizan el Índice Pfeiffer (mide el deterioro cognitivo), control de síntomas, la Escala de Ansiedad y Depresión (HADS), y la Escala del Bienestar.

Los intrumentos de evaluación se utilizan con la siguiente temporización:

Primera sesión. Día 1.

  • En ambos grupos: control de síntomas (dolor, ansiedad, depresión, insomnio, astenia, nausea, dificultad respiratoria, disfagia y estreñimiento); Escala Hospitalaria de Ansiedad y Depresión (HADS); Escala del bienestar, Índice Pfeiffer.
  • En grupo experimental: Historia musical, signos vitales.

Segunda sesión. Día 3.

  • En grupo experimental: Escala de musicoterapia (incluye audición, relajación, cantar, tocar instrumentos, improvisación musical, expresión emocional). Signos vitales.

Tercera sesión. Día 5

  • En grupo experimental: Escala de musicoterapia (incluye audición, relajación, cantar, tocar instrumentos, improvisación musical, expresión emocional). Signos vitales.

Cuarta sesión. Día 7

  • En ambos grupos: control de síntomas (dolor, ansiedad, depresión, insomnio, astenia, nausea, dificultad respiratoria, disfagia y estreñimiento); Escala Hospitalaria de Ansiedad y Depresión (HADS); Escala del bienestar.
  • En grupo experimental: Escala de musicoterapia, signos vitales.

También se toman datos del nivel de satisfacción con la sesión de musicoterapeuta (mediante una escala de Likert) y se valora la percepción del musicoterapeuta sobre el nivel de interacción con el paciente y su capacidad para satisfacer sus necesidades.

El análisis de datos muestra una diferencia significativa, en los pacientes que han recibido musicoterapia, con mejores niveles en la Escala del bienestar, en la Escala de ansiedad y depresión (HADS) y en el control de síntomas.

Las conclusiones del estudio determinan que la musicoterapia es una terapia complementaria muy beneficiosa y efectiva para los pacientes con cáncer avanzado y recomiendan que sea incluída en los equipos multidisciplinares de cuidados paliativos.

Artículo publicado por J. Planas Domingo, N. Escudé Matamoros, C. Farriols Danés, Helena Villar Abelló, J. Mercadé Carranza, A.I. Ruiz Ripoll, S. Mojal García y A. Rossetti en 2015.

Enlace al artículo.

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

¿Quieres hacer algún comentario?

Ver más

  • Responsable: Teresa Miquel Sellés.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.