Estudio sobre los efectos fisiológicos y psicológicos de la estimulación vibroacústica en pacientes en cuidados paliativos.

La intervención en musicoterapia en pacientes en cuidados paliativos o final de vida es una de las prácticas terapéuticas no farmacológicas más implementadas en estos pacientes, en la que también pueden incluirse sus familiares y los profesionales cuidadores. Las técnicas utilizadas más frecuentes son técnicas activas como cantar canciones, improvisación vocal o instrumental o componer canciones y melodías y también técnicas receptivas como la escucha de música en vivo o grabada o métodos como el GIM de imagen guiada y música.

Pero junto a estas técnicas aparecen otras que poco a poco van implementándose. Ejemplo de ello es la intervención con instrumentos que no solo producen una escucha musical, también  producen que el receptor sienta el efecto físico de la vibración del sonido en su cuerpo.  Para ello se utilizan instrumentos terapéuticos como el monocordio, el Body Tambura,  o la denominada  «singing chair» (propuesta como instrumento terapéutico por Bernhard Deutz, que consiste en una silla que incluye un monocordio que provoca una vibración terapéutica y un masaje sonoro en la persona que se sienta en ella. Puede verse un ejemplo en este enlace). Es el instrumento utilizado en la intervención realizada para la investigación que aquí presentamos.

En este estudio participan 9 pacientes (6 mujeres y 3 hombres) con cáncer avanzado de la unidad de cuidados paliativos del Hospital St. Vinecius, en Heilderberg (Alemania). Presentan síntomas como fatiga, inmovilidad, dolor o pérdida de apetito

Los participantes reciben sesiones individuales de musicoterapia en su habitación, con una duración de 30 minutos.  Si el paciente se encuentra en condiciones para recibir la intervención, llevada a cabo por un musicoterapeuta con experiencia. La intervención empieza con una relajación, testeando las diferentes partes del cuerpo, realizada tocando algunas de las cuerdas de la silla que provocan una vibración agradable al paciente. Después de unos 3 minutos el musicoterapeuta inicia una improvisación vocal en modo jónico y mixolidio, cambiando de volumen y velocidad, adaptándose al ritmo respiratorio del paciente. Después de 10 minutos, el volumen y la velocidad van disminuyendo hasta desparacer. Una vez el paciente ha vuelto a tomar conciencia del momento presente, reflexiona sobre sus sensaciones durante la intervención.

Para la evaluación de resultados se utilizan escalas VAS para el dolor, la relajación y el bienestar, antes y después de cada sesión de musicoterapia. También se mide la frecuencia cardíaca durante toda la sesión, tomando nota de su variabilidad. Para complementar la evaluación también se realizan entrevistas semiestructurdadas.

El análisis de resultados muestra que en un 55% de las sesiones se ha podido realizar la intervención completa y recoger todos los datos previstos. Estos datos no muestran diferencias significativas entre antes de la sesión y después. Las entrevistas muestran opiniones muy variadas respecto a la intervención en musicoterapia. Respecto a los datos fisiológicos, muestran altos niveles de desgaste, seguramente debido a la reducción del flujo de sangre periférica en las extremidades de algunos participantes.

Si se analizan a nivel individual, algunos participantes comentan cambios físicos, cambios de respiración y relajación muscular pero los autores recomiendan realizar más estudios e investigaciones para profundizar más en estos efectos.

Artíuclo publicado por M. Warth, J. Kessler, S. Kotz, T. K. Hillecke y H.J. Bardenheuer.

Enlace al artículo.

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

¿Quieres hacer algún comentario?

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Teresa Miquel Sellés.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Teresa Miquel Sellés.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.